La toxina botulínica tipo A, mejor conocida como Botox®, es un tratamiento utilizado para eliminar las arrugas que provocan las expresiones faciales. La toxina botulínica paraliza los músculos responsables de estas arrugas y permite expresiones faciales naturales si se utiliza de la manera correcta.

Existen diversas marcas de toxinas, como Botox®, Dysport® y Xeomin®. Generalmente se aplica en el tercio superior de la cara, específicamente la frente, el entrecejo y alrededor de los ojos.

Botox

Se obtiene una apariencia fresca del rostro sin la presencia de arrugas, respetando las expresiones faciales normales.

Se realiza la aplicación en el consultorio, y tiene un efecto de entre 5 y 6 meses. No se recomienda aplicarlo nuevamente antes de 6 meses.